lunes, 29 de octubre de 2012

La Luna llena y la práctica del Ashtanga Vinyasa Yoga

Según la tradición yogi del Ashtanga Vinyasa, los días de luna llena y de luna plena son días de descanso, y de no-práctica.
Con la práctica del yoga, el cuerpo se reconecta con los ritmos (cíclicos) de la naturaleza. El Ashtanga yogi observa los ciclos lunares, y está en comunión con ellos.


La luna plena y la luna llena marcan dos puntos de inflexión, de transmutación de energía; siendo el primero el máximo punto de introversión, de energía "dura", cerrada, y el segundo de extroversión, de euforia, de apertura pero sin ancla.
Estas dos energías, en estos dos puntos, son demasiado intensas y afectan a nuestra práctica (aumenta el riesgo de lesión, el aprendizaje, etc...). Se considera que el practicante no puede aprender nada nueva bajo su influencia.
Es por ello, que estos días se dedican al estudio de temas filósoficos, al canto de mantrams, a meditaciones....descansando el cuerpo y respetando los ciclos de la naturaleza.

Buen descanso. Om Shanti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada